Instalación de parquet, tarima o suelos laminados sobre calefacción radiante

Instalación de parquet, tarima o suelos laminados sobre calefacción radiante

En los sistemas de calefacción radiante (sistema por agua o eléctrico), el suelo es calentado por la misma y el calor asciende por las estancias, manteniendo una temperatura agradable. Cuando queremos instalar suelos de madera o laminados, debemos de tomar en cuenta una serie de consideraciones. En primer lugar, tenemos que saber que dicho sistema de calefacción calentará el mortero y éste, a su vez, por conducción transmitirá el calor a nuestro suelo. Por ello, debemos procurar informarnos primero, si el material es apto para su montaje sobre calefacción radiante.En el caso del suelo laminado, debemos de asegurarnos que tanto la manta, base o que se coloca debajo (underlay) como el propio suelo laminado, tienen un coeficiente de transmisión de calor lo más alto posible; es por ello, que la resistencia térmica (oposición al paso del calor) que presente el conjunto (manta + suelo) no debe ser superior a 0,150 m2K/W. ¿Para qué? Pues para asegurarnos una correcta transmisión del calor a la superficie ya que, de lo contrario la calefacción perdería efectividad y aumentaría su consumo.

En el suelo de madera, debemos tener en cuenta que la madera varía su humedad dependiendo de la temperatura. De la misma manera, un cambio en la humedad conlleva una variación en su volumen, por lo que debemos que consultar con nuestro proveedor que maderas son las más adecuadas así como, el proceso que se debe de seguir para instalar un parquet sobre suelo radiante.

Finalmente, el pavimento sólo debe ser instalado después de que el mortero esté totalmente fraguado y seco. De lo contrario, si el mortero aún tuviese algún resto de humedad, ésta se transmitiría al pavimento cuando se encendiera, pudiéndose producir fenómenos de levantamientos, atejamientos…etc del mismo.

Para el secado del mortero de cemento (otros tipos, consultar), debemos seguir el proceso que nos marque el fabricante, siendo la humedad resultante no superior al 2% en peso (Norma UNE 56810:2010 “Suelos de madera. Colocación. Especificaciones.”).

Durante el uso de la calefacción, una vez instalado el parquet, debemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
Evitar superar los 27ºC (en el pavimento) o los 65 W/m2 si es un sistema eléctrico.
La utilización de alfombras puede sobrecalentar la zona bajo las mismas, lo que es perjudicial para el suelo de parquet, ya que se reseca en exceso.
La temperatura ideal del local (que no coincide con la de las conducciones de la calefacción), para procurarnos una buena conservación del parquet, es de entorno a 21ºC y una humedad relativa entre el 45% y el 65%.
En condiciones altamente secas, se aconseja el uso del humificador para elevar la humedad relativa hasta conseguir los valores idóneos.
Si la humedad ambiental es muy baja o la temperatura muy alta pueden surgir problemas de grietas entre piezas.
El encendido y el apagado de la calefacción debe hacerse de modo gradual y paulatino (de 3 en 3ºC), nunca de forma brusca.